Incendio y naufragio atentan contra base de Brasil en la Antártida

Incendio en la base brasileña Comandante Ferraz. (Armada de Chile)

Por Ana María Pomi
RÍO DE JANEIRO.- Un incendio que destruyó las instalaciones de la base militar y científica de Brasil en la Antártida, sumado a la revelación de que el gobierno ocultó el naufragio en el lugar de un barco de la Marina cargado con miles de litros de combustible, arrasaron hoy con la infraestructura y la reputación de la prestigiosa Estación Antártica Comandante Ferraz.

La “completa destrucción” e “inconmensurables pérdidas” ocasionadas por el incendio que se inició en la sala de máquinas, donde permanecían a resguardo los generadores de energía de la estación, fue ilustrada por dos personas vinculadas directamente a los trabajos que militares y científicos llevan adelante desde 1984, cuando la base comenzó a operar.

“La estación brasileña en Antártida llegó a su fin”, resumió hoy un oficial de la Marina que integra la Secretaría de la Comisión interministerial para los Recursos del Mar (Secirm), cuyo nombre no fue divulgado. Dicho organismo dirige los trabajos del gobierno brasileño en Antártida.

“Esta noticia consterna a Brasil entero. La pérdida es incalculable. Estábamos con un aparato de 120.000 dólares con datos recogidos desde diciembre. Los datos almacenados en ese aparato y en otros no tienen precio, son investigaciones inconmensurables”, lamentó a su turno la coordinadora del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Antártico de Investigaciones Ambientales (INCT-Antártico), vinculado a la Universidad de Río de Janeiro, Yocie Yoneshigue Valentin, citada por la web del diario “Folha de Sao Paulo”.

Pese a que la muerte de los dos sargentos no fue confirmada por las autoridades, testimonios de investigadores que se encontraban en el lugar al momento del siniestro dan cuenta de que los militares murieron al no poder abandonar a tiempo el local tomado por el fuego. Incluso sus nombres ya fueron divulgados por algunos medios.

En tanto, el militar que resultó herido pero pudo ser rescatado a tiempo de entre las llamas permanece internado en situación estable.

Paralelo a la noticia sobre el incendio, el diario “O Estado de Sao Paulo” reveló hoy que el gobierno ocultó el naufragio de una embarcación cargada con 10.000 litros de combustible, que permanece hundida en la Bahía del Almirantazgo, a 900 metros de la base brasileña, y a 40 metros de profundidad.

Observaciones realizadas después del naufragio por un robot de inspección marina constataron que hasta el momento no se registraron filtraciones de combustible, el cual está dispuesto en 17 tanques dentro del barco carguero. Sin embargo, una eventual filtración de combustible al mar, lo que podría ocurrir durante el rescate del barco, previsto para la semana próxima, sumado al hecho de que se ocultó el naufragio, pueden complicar al gobierno brasileño.

Según “O Estado de Sao Paulo”, el naufragio fue mantenido en secreto por la Marina y los Ministerios que integran el Programa Antártico Brasileño -Medio Ambiente, Ciencia y Tecnología, Relaciones Exteriores, Minas y Energía y Defensa-, para evitar la negativa repercusión internacional que puede acarrear un derrame de combustible altamente contaminante en la Antártida, reserva natural destinada a la ciencia.

Además, la comunidad internacional podría interpretar el accidente como una violación del Tratado de la Antártida para la Protección del Medio Ambiente, suscrito por Brasil.

Brasil corre riesgo además, según el medio, de ser acusado de utilizar métodos obsoletos para transportar el combustible hasta su base, puesto que el país sudamericano aún envía los 320.000 litros de aceite combustible que se consumen por año en la estación mediante barcos cargueros y no a través de tuberías, como aconsejan los especialistas.

La embarcación que naufragó cumplía precisamente la función de transportar combustible cuando se hundió en momentos en que era remolcada por cuatro barcos pequeños, cuando fuertes vientos azotaban el lugar.

La Marina brasileña se declaró hoy “extremadamente consternada” y el ministro de Defensa, Celso Amorim, declaró su pesar por el incendio de las instalaciones de la base militar, pero en ningún momento hicieron alguna alusión pública al “secreto” en torno al naufragio del barco cargado con combustible.

La Estación Antártica Comandante Ferraz poseía una infraestructura que incluía laboratorios científicos bien equipados, dormitorios para las cerca de 60 personas que permanecían allí todo el año, cocina industrial, biblioteca, oficinas e instalaciones técnicas usadas por las embarcaciones que realizan expediciones por el lugar.

El 13 de enero pasado, el Instituto Nacional de Investigaciones Especiales (INPE, por sus siglas en portugués) de la Universidad Federal de Río Grande del Sur y de la Universidad Provincial de Río de Janeiro inauguró oficialmente allí un equipo del módulo Criosfera 1, destinado al monitoreo meteorológico y a la recolección de informaciones sobre el impacto del cambio climático en el continente antártico.

El equipamiento, de última generación, funcionaría de manera sostenible, a través de energía eólica y paneles solares.

/dpa

Un comentario en “Incendio y naufragio atentan contra base de Brasil en la Antártida

Comenta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s